Muévete y cambiaremos el mundo

Condenamos la violenta represión de las manifestaciones salariales en Bangladesh

21 enero 2019

Miles de trabajadoras en Bangladesh han tomado las calles para protestar por los bajos salarios en el sector de la confección. La policía reprimió las protestas disparando balas de goma y usando gases lacrimógenos. Un trabajador ha muerto y muchos otros resultaron heridos.

Desde SETEM y la Campaña Ropa Limpia condenamos enérgicamente la violencia que limita el derecho de las trabajadoras a manifestarse. Hacemos un llamamiento al gobierno de Bangladesh para que ponga fin a la violencia e intimidación hacia los trabajadores y sindicalistas y para que deje de ignorar sus demandas

Las protestas salariales y la violenta represión por parte de la policía no es un fenómeno desconocido en Bangladesh; hay que situarlo en un contexto general extremadamente preocupante para la libertad sindical en el país y en la crisis no resuelta de Ashulia de 2016. Las protestas salariales en Ashulia, área industrial cercana a la capital Dacca, provocaron el cierre de una docena de fábricas durante una semana, más de 1.500 trabajadores y trabajadoras fueron despedidos, cerca de 30 trabajadores y líderes sindicales arrestados y aproximadamente 50 líderes sindicales tuvieron que esconderse. Muchos representantes sindicales aún tienen cargos pendientes, lo que les coloca en riesgo constante de ser arrestados.

El gobierno de Bangladesh ignoró las reclamaciones de aumento salarial en 2016. Durante el largo proceso de revisión salarial del año pasado, el gobierno tampoco tuvo en cuenta la demanda de los sindicatos que reclamaban 16,000 taka (164 €). El vergonzoso nuevo salario mínimo para las trabajadoras menos cualificadas se sitúo a tan sólo la mitad: 8,000 taka (84€). Para la mayoría de trabajadoras y trabajadores, las revisiones salariales apenas han aumentado el salario base. Pese al clima de miedo e intimidación y a la limitada libertad de asociación en Bangladesh, las trabajadoras y sindicalistas han expresado repetidamente su descontento durante el proceso de revisión salarial y desde el momento del anuncio del salario mínimo.

Durante el proceso de revisión salarial, la Campaña Ropa Limpia solicitó a las marcas y minoristas internacionales que apoyasen públicamente la demanda salarial de 16.000 takas de las trabajadoras. Algunas empresas internacionales, entre ellas la española Inditex, manifestaron la esperanza de una revisión justa del salario mínimo en la que se escucharan las voces de los trabajadores y trabajadoras, pero las marcas no apoyaron una cantidad concreta. Desde que el gobierno anunció y puso en marcha el nuevo salario mínimo, significativamente inferior a las demandas de los trabajadores y por debajo de cualquier estimación de salario digno, las marcas han guardado silencio.

El gobierno de Bangladesh demuestra no respetar las libertades fundamentales. Pese a que ha asumido repetidamente compromisos internacionales para mejorar la situación laboral y sindical de las trabajadoras del sector de la confección, demuestra lo contrario reprimiendo violentamente las protestas y aplicando enmiendas a la ley. La libertad de asociación sigue severamente restringida, lo que torpedea la expresión y la defensa de los intereses de las trabajadoras y trabajadores.

La atención internacional de nuevo puesta en Bangladesh: peligra la continuidad del Acuerdo por la Seguridad en Bangladesh. Las recientes manifestaciones tienen lugar en un momento en que los ojos del mundo y la industria de ropa están de nuevo puestos en Bangladesh tras la polémica victoria del partido gobernante y con el Tribunal Supremo a punto de decidir sobre el futuro del Acuerdo Sobre Incendios y Seguridad en Edificio en Bangladesh firmado por más de 200 empresas internacionales tras la tragedia del Rana Plaza. 

Autor: Kristof Vadino
Política de privacidad

Lorem ipsum dolor sit amet, nostrum pertinax ne vis, iriure docendi cu quo, pro atqui constituto moderatius no. Utinam nonumy cu mel. Has ea dicat essent abhorreant. Cu vitae alterum qui.

Prima reformidans ius eu, et qui soleat audiam. Nec et suas delicatissimi. Per facilisi platonem at, option voluptua insolens ad his. Omnis debitis praesent an quo, et consetetur argumentum sea. Qui timeam placerat legendos et, cu aeque inimicus assentior per, no sed forensibus sententiae concludaturque.

Cum volutpat convenire signiferumque at, eos quaerendum voluptatibus ad. Eos ut vidit mundi luptatum. Duo ad atqui eruditi, eu dicat timeam veritus his. Errem equidem sea et, sint fugit singulis id per. Ne tollit definitionem vel. His doming consequuntur te.

Pro reque possit mediocritatem cu, sed labore nostrum forensibus in, vero legendos temporibus te est. Mel duis interesset conclusionemque ad. Quis ridens definiebas an usu, phaedrum molestiae qui te, ei solet delenit minimum sed. Mea solum legendos in, at etiam verear per. Sint adhuc cum in, ex eos erat graecis, in iuvaret sadipscing nam. Graecis epicuri interesset usu ut.

Mei no probo porro eripuit, eu delenit prodesset per. Mel velit accumsan ex, usu et eruditi oportere, euismod dissentiet definitionem ius an. Ferri dolorem noluisse et sed. Pri ei iudico albucius expetenda, te per inani omittam singulis, discere recusabo efficiendi ius id. Id cum illum minimum probatus, pri no fuisset nostrum.

¡Entre todas todo!

Inscríbete en nuestro boletín y empieza a vivir con una solidaridad activa.

X